Paula Ruiz, la joya de la corona de las aguas abiertas

Paula Ruiz, campeona del mundo júnior de aguas abiertas. Fuente: Rfen

La malagueña de 18 años continúa demostrando que su progresión es meteórica, logrando el pasado 8 de septiembre el oro en el Campeonato del Mundo Júnior de aguas abiertas sobre la distancia de 10 km en la ciudad israelita de Eilat.

Manuel López

@manu209523
14 de septiembre de 2018, 12:00

Su pasión por la natación fue tan fulgurante como su progresión. Inició un curso a los 3 años en Málaga (Costa del Sol ) que asevera entre risas no haber concluido todavía. Sus primeras experiencias en el agua fueron en modalidad de braza y espalda, decantándose por las aguas abiertas, pues las considera mas divertidas, estratégicas y de resultado incierto. “No hay dos carreras iguales”, subraya.

Ruiz, que acabó 10ª en el Campeonato de Europa absoluto, cumplió con los pronósticos y terminó la final con una marca de 1 hora, 57 mintuos y 21 segundos, tiempo que le sirvió para subirse a lo mas alto de podio, por delante de la peruana María Antonia Bramont-Arias. Paula asegura que ganar el mundial es el sueño de cualquier deportista pero recalca que el hecho de conseguirlo en 2 ocasiones lleva implícito mucho trabajo, acompañado de su equipo que se deja la piel junto a ella. “Se me sale el corazón de la boca cada vez que lo pienso”, enfatiza.

También señala la dificultad que entraña compaginar la alta competición con sus estudios. “En Málaga es aún mas difícil pues no existe ningún convenio de colaboración específico, todo queda en mano de los profesores y algunos no lo entienden y he perdido el bachillerato”, detalla.

En cuanto a sus futuros retos, lo tiene claro: quiere ser campeona del mundo absoluta, oro olímpico y hacer un buen papel en los próximos Juegos de Tokio 2020, fecha marcada en rojo en su calendario con un programa específico diseñado por la Real Federación Española de Natación (Rfen) desde hace 2 años. ” La idea es ir cogiendo experiencia. En julio de 2019, Corea será capital para medir mis opciones de estar en Tokio. Sé que es muy difícil pero lo voy a luchar”, apostilla.

Esta nadadora novel aconseja a los todavía más pequeños que se inician en esta disciplina. “Disfrutad cada día y no tiréis la tolla. Marcaros objetivos reales y soñad con cosas grandes, pero hay que trabajarlos para que se cumplan”, añade.

La malagueña no olvida y siempre agradece a todas las personas que le han acompañado en el camino desde que comenzó su andadura: “Cada uno de ellos me ha aportado algo y los llevo conmigo”.

Recomendar

Comentar